jueves, marzo 29

Reflexiones sobre esta jornada de huelga general.

Pues aquí, en Sevilla, no se han armado follones dignos de mención. Tan sólo he visto a un señor, representante de un piquete, hablar con bastante calma de los derechos de los trabajadores, y después, por la tarde, una acerba discusión entre unos manifestantes, jóvenes y debidamente uniformados con camisetas y banderas de la CGT (me parece), y una pareja madura, hombre y mujer, frente a una iglesia. Los insultos que pude oír mejor fueron los de los últimos, que gritaban con mayor fuerza. El hombre aseguró que vivíamos en un “fascismo”, aunque tampoco le entendí gran cosa. A la mujer sí la entendí, acusó a los jóvenes que se marcharon de ser vagos, drogadictos y gentuza. ¡Hombre, tanto como eso…! Sí es verdad que uno de ellos pareció querer darme el alto, pero como no tenía intención de entrar a misa (ni borracho, además), lo ignoré y seguí mi camino mientras observaba la escena.


En Politikon han decidido hacer lecturas de la caída de la demanda de electricidad para hacer una estimación del seguimiento de la huelga, y han deducido que esta huelga quizás haya sido menos seguida aún que la de septiembre de 2010, que tampoco es recordada como muy exitosa. Sí, no ha habido colegio en muchos sitios y las grandes superficies han tenido problemas para abrir, pero las tiendas de particulares han abierto. Aunque, como se ha comentado en los propios comentarios, el método usado no fuera el más fiable de todos, está claro que algo falla. En este otro artículo reflexionan acerca de las posibles causas y la tendencia del país. Debo admitir que coincido en un punto: si los sindicatos no son capaces de ganarse la confianza de los tres colectivos señalados por Roger (mujeres, jóvenes y temporales, en absoluto excluyentes), mal andamos.

Todavía, por otro lado, podemos decir que andamos. Lo peor es que mañana se diga que nos llevan del bozal.

3 comentarios:

WazzUb dijo...

WazzUb

Lansky dijo...

El ejemplo de energúmeno que más me cuadra no es la de ningún piquete huelguista, sino la de esa pareja 'bienpensante' de la puerta de la iglesia que relatas

Ozanu dijo...

Especialmente, por la acusación gratuita.