jueves, diciembre 8

El oxímoron de la inmaculada concepción y la escritora graciosilla.

Podría quedarme callado en esta festividad religiosa, pero no he podido evitar recordar lo que una escritora, ganadora de un premio literario, comentó hace tiempo: Que estábamos ahogándonos en el racionalismo y el materialismo.

¡Ahogándonos en el racionalismo y el materialismo! En este país, donde los políticos pierden el culo por acontecer en un oficio religioso, donde nos hemos metido en una crisis de la hostia porque la gente no entendía que tres más cuatro son siete y no infinito, donde el programa de la médium de Telecinco tiene una audiencia que ya quisiera el Gran Hermano, donde la peña gasta una cantidad de dinero impresionante en la lotería; en este país, en resumen.

No tiene mucha gracia, ¡la verdad!

3 comentarios:

Miguel Baquero dijo...

Jejeje, todo es un poco el color del cristal con que se mire. Yo creo que, en general, lo que hay es una mezcolanza de superstición y racionalidad en todos los aspectos. Seguro que hay cientificos que se persignan al levantarse de la cama o antes de empezar un experimento, y es famosa la gente que trata de establecer una frecuencia mensurable y cuasi cientifica en los números que salen del bombo de la lotería. Y no creo que está bien que las cosas sean así... lo que es molesto es que esa escritora, no sé quién ha sido, hable por boca de ganso, diga eso (se nota) porque lo ha leído por ahí y piense que es como muy intelectual y moderno soltar eso.

Miguel Baquero dijo...

Quería decir que "yo creo que está bien que las cosas sean así", que se me ha escapado la errata en el momento clave ;-)

Ozanu dijo...

No he nombrado a la escritora porque no he encontrado la cita exacta, pero lo llegó a decir. Una manía de escribir en blog, pero no es mala costumbre.

También es que "materialismo" tiene un significado popular, muy ligado a la avaricia y al hedonismo, y otro filosófico, que es la postura opuesta a la presentada por la médium de Telecinco, señora de la que quizás hable esta semana. Lo mismo ocurre con "racionalismo", que muchos entienden como ser frío y/o sólo pensar en el interés propio. Claro que una escritora debería conocer la diferencia y no confundirse.

De todos modos, hay veces en que tiene gracia. Por ejemplo, leí que los marxistas solían presumir mucho de su materialismo histórico, pero que acusaban de materialistas a quienes ponían en duda la realidad de algunos principios de esta ideología.

Y sí, es claro que ocurre por lo que dices, que todo el mundo tiene creencias personales. El problema es cuando se empieza a practicar proselitismo, aunque sea uno "pasivo".