martes, septiembre 20

Andalucismos (III)

Por fin en vuestros monitores la tercera parte de los andalucismos según Ozanúnest, el mismo artículo que quizás haga que reciba una crítica por parte de algún nacionalista pasado de vueltas.
Por una vez, este post no trata el modo de hablar andaluz del pueblo llano. No. Pero como siempre, mi anécdota, que tuvo lugar el mes pasado y me inspiró para escribir los posts. Leía yo tranquilamente el primer tomo de Azumanga Daioh, gran manga donde los haya, y llegué a la nota de traducción, necesaria para un tebeo uno de cuyos chistes más habituales es sacarle partido al acento de “Osaka”, una chica procedente de dicha ciudad y cuyo acento es peculiar. Pero me llamó la atención la siguiente cita:
¡Si nadie habla tan raro en Osaka! Sólo los famosos y gente de la tele, que quieren hacerse los graciosos.
No pude evitar pensar: “Igualito que aquí, oye. Como en Andalucía, la diferencia entre el modo de hablar de un natural y un famoso en según qué programa puede aumentar sustancialmente.”. Puede que penséis que tras mis ejemplos anteriores no es tan cierto, pero no es así: Mayormente, la manera de hablar andaluza es diferente, pero no incomprensible. Y sí, muchos cómicos andaluces tiran de un acento exagerado e inverosímil, por ejemplo...

¡¡¡Pecadorrrrrrrr!!

Bueno, la verdad es que lo de este es una exageración particular alejada de toda variación regional. XD
Por supuesto, hay actores andaluces que no exageran. Fernando Tejero es un ejemplo, porque su “¡Cipote!” es natural, es que el hombre habla así (sé de lo que hablo, es de Córdoba, como mi madre, aunque ella haya vivido en Sevilla desde que era pequeña). De hecho, al principio ni lo noté.

Un poquito de por favor. Eso es una creación del guionista. XD

De todos modos, el problema no es baladí. Porque no sólo los cómicos, incluso los presentadores de informativos de Canal Sur exageran su acento (Draug me lo señaló en su día), y la voz de los anuncios, e incluso los actores locales en series. Y todo ello influye en el pueblo, que ve en la televisión a estos memos triunfando y a veces los imitan, cosas de estar taxonómicamente relacionados con el mono. De hecho, yo hablo de un modo alejado de la variedad dialectal porque de pequeño oía la variedad normativa en la televisión (¡Qué tiempos! Por entonces, la gente hablaba bien en los programas... Hará dieciocho años). Pero volviendo al asunto, no creáis que estoy exagerando: En México, por ejemplo, ya hay constatada deformación lingüística causada por la aceptación del discurso de los cómicos.
Y por supuesto, todos estos graciosos hacen que la imagen del dialecto andaluz más al norte de Despeñaperros quede por los suelos. Pero eso será otro día. Hasta la próxima, a ver si es pronto.

6 comentarios:

Fëadraug dijo...

Lo de la nota de traducción en Azumanga Daioh! y lo que dices de México me han dejado intrigado... ¡ciertamente, Andalucía no es el único lugar del mundo donde se exagera tanto el acento!

Chiquito exagera como nada, Fernando Tejero (un tipo que no me cae muy bien, no sé) no lo es... la cosa es que ellos son andaluces. Pero ¿y la gente que no es andaluza y se dedica a exagerar el acento andaluz de mala manera? Sólo hay que ver a la Juani de Médico de Familia... la actriz no es ni andaluza ni nada, y mira el acento que se gasta.

Claro que el problema está más en los andaluces que exageran... y no sólo Chiquito. Ya has dejado bien claro el "bien" que hace Canal Sur a la imagen de los andaluces.

Una curiosidad: yo de pequeño hablaba con lo que yo definiría como un auténtico español neutro. No, nada de hablar como un hispanoamericano (he de dejar de pensar en Halo 2 cada vez que menciono "español neutro").
Lo que quiero decir es que no tenía un acento claro y mi pronunciación podría decirse que era perfecta. Ahora ya la cosa no es así, tengo un acento andaluz para nada exagerado, y siempre tratando de respetar las normas de nuestro idioma. ;P

Mirian_Deed dijo...

jum... los comicos intentan encontrar ese deje que los defina, que haga que la gente los recuerde. Es normal, es su trabajo y tienen que triunfar, y el deje en la forma de hablar, el conseguir que la gente los imite, es una forma de hacerlo.

No digo que esté bien, sino que es lo que hay... Además, ¿que pasa con el deje andaluz? a mi me gusta, mola... además, yo de pequeña recuerdo que le preguntaba a mi madre que clase de acento teníamos los ilicitanos. Me fastidiaba que no tuviesemos ninguno... :_)

(suena a chorrada, lo se... :_)

Ozanu dijo...

Draug: Pues no, México también se las trae. Mira las series cómicas que nos llegan de allí, a veces nadie sabe qué quieren decir.
Los "expertos" en andaluz que jamás han pisado esta tierra tienen reservada mi última parte, ¡jujuju!.
Yo también, como he comentado, hablaba en español casi perfecto. La televisión sirve mucho para homogeneizar* dialectos. Los dialectólogos angloparlantes se quejan mucho al respecto, pero es para nada.

Deed: Ya, si ya sé que los cómicos necesitan un deje con que identificarse, el problema es que muchos tiran de un supuesto "andalucismo" para triunfar. De todos modos, hay cómicos y cómicos... Recuerda a Eugenio o a Gila.
Y no me sienta mal el deje andaluz cuando es eso, deje, esto es, natural. Lo que me pone malo es loq ue eh comentado en posts anteriores: Cerrarse en banda o forzar el acento, ya sea considerándolo una "lengua" o imitándolo malamente. Vamos, que se vuelva artificial.

Fëadraug dijo...

No hay nada en contra del deje, Miri, tal y como dice Oza... Oye, que a mí me gusta cómo hablo, no es un acento forzado. :P
El problema está en la gente que trata de sonar andaluza cuando no lo es... y encima es eso, un acento forzado odioso... Y ya es peor cuando hay andaluces que exageran el acento.

Koopa dijo...

Hmm... yo tengo un ligero accento catalán, pero barrúntome que no es lo mismo en comparación con lo que tu comentas (Más que nada porque aquí nadie "fuerza" nada, en todo caso te sale una pronunciación catalana al hablar castellano =P)

Ozanu dijo...

Pues no, Koopa. Recuerdo los chistes de Eugenio y tenía el acento, pero ya está. Es que si él hubiera exagerado su acento, habría quedado ridículo. El problema es que algunos ven que el andaluz queda gracioso. ¬¬U