domingo, mayo 1

Impresiones variadas.

¡Buenas!
Empiezo el post con unos comentarios sobre Naruto e Inu-Yasha. Me ha sorprendido ver la segunda en la tienda, teniendo en cuenta que conseguí el número anterior a mediados de abril. Aún así, lo he comprado, dejaré The Authority para después. Como ignoro todavía cómo se pone el texto "invisible" (Esto es, que sólo se lea si se selecciona con el ratón), pondré la letra pequeña. Lo siento, pero no quiero destriparle el argumento a nadie (Copiad y pegad en el bloc de notas, por ejemplo):
Inu-Yasha #29: Pensaba yo que Naraku quizás moriría en este tomo, pero he errado: Continúa vivo, y ahora incluso Sesshômaru tiene que ser precavido frente a él y Kikyô ya no está segura frente a él (Y me juego el cuello a que sigue viva). No obstante, los fragmentos de la joya están a punto de ser reunidos, y Naraku tiene todas las cartas de completar la joya. Sin embargo, al final Rumiko marea la perdiz con unos nuevos desencuentros entre Inu-Yasha y Kagome, y con una aventura ajena a Naraku. ¿Quizás esté pensando en concluir la denominada en ciertos círculos "Saga de la joya de las cuatro almas", y únicamente se prepara para ello? A saber. Eso sí, creo que aunque las prisas son malas consejeras, la historia no debería continuar, al menos con Naraku. Llevamos mucho material leído sin cambios significativos, sólo los personajes nuevos suponen un punto positivo. Es hora de que la joya quede completa y se dé un encuentro final. Con todo, espero con ilusión.
Naruto #16: Llega al fin el intento de invasión de Orochimaru a la villa de la hoja, muy bien representado en esa victoria de Naruto frente a Gaara, y la conclusión de este último de que el amor (O quizás mejor quede "amistad") es muy importante si no quiere ser un desgraciado durante toda su vida. Por otro lado, vemos curiosidades, como los padres de algunos ninjas de grado inferior (La madre de Kiba queda fea, la verdad, dibujada igual que el hijo...Y del padre de Ino ni hablo XDDDDD). El fin del combate entre Orochimaru y el maestro Hokage es bueno, este último no puede matarlo pero a cambio lo deja manco por partida doble, una desgracia entre los ninjas de Kishimoto.
Luego vemos el inicio de una nueva saga, con una misteriosa organización, Akatsuki, que ha contado con Orochimaru como miembro y actualmente tiene en nómina a Itachi Uchiha, descrito como un amigo mío como "El ninja más fuerte de Naruto. Orochimaru lo teme". Es bastante acertada. Nos demuestra que es un tipo que le da una paliza mortífera a Kakashi como si nada. Va con otro tipo, Kisame Hoshigake, que es como Zabuza pero más malote (A mí Haku me gustó bastante...¿Por qué no pudo verse un "Haku contra Gaara"? Snif...). En fin, Kishimoto nos demuestra que su obra no va a ser un shônen más al uso, y que una ambientación fantástica no impide un argumento elaborado, con intrigas y similares. Dentro de dos meses, más.
Y siguiendo con Naruto, tengo que decir que la aclaración sobre la traducción del final es magnífica (No hay espóileres, tranquilos). Es interesante pensar que traducir los ataques e incluso nombres es complejo, por lo referente a la doble lectura, fonética e "ideográmica" (O "jeroglífica"). Es similar a ciertos chistes del inglés, que necesitan para su comprensión la doble lectura ortográfica y fonética (Cualquiera que sepa algo de inglés sabe que ortografía y pronunciación son diferentes), o bien conocer algún tipo de "phrasal verb" o frase hecha. Y el glosario de ataques es friqui a más no poder, una maravilla para los aficionados. Y que Kakashi Hatake (O más bien "Hatake Kakashi") signifique "espantapájaros de los campos" es como mínimo de pitorreo XDDDDDDDDDDDDDDD.
Por otro lado, he llegado en Silent Hill 4: The Room al hospital. Decir esto no es ningún espóiler, porque en todos los juegos de la saga aparece un hospital y es escenario de una parte del juego. Sería espóiler decir que en uno no hay XD. Pero a lo que iba, he visto las enfermeras de la cuarta parte, y son feas hasta decir basta. No es que las anteriores fueran beldades, pero tenían un punto humano que las hacía sexis. Aquí, no. Si henry, el protagonista, mide 1'80, las enfermeras son monstruos horribles de más de dos metros que gruñen como un dragón ronco al ser golpeadas. En fin, si es que ya no sabían cómo innovar en enfermeras.
Iba a poner más, pero no he encontrado imágenes adecuadas y no quiero rebuscar en los disquetes los enlaces.
Por hoy, basta. Hasta otra.

3 comentarios:

Fëadraug dijo...

Vaya... comentas dos series que no sigo (ni seguiré ;P). De todas formas, sobre traducciones hay que decir que es cierto que pueden llegar a ser muy difíciles de hacer. De hecho, he leído algunos textos en inglés que tienen sus puntazos en el idioma original, pero traducidos, aunque se ponga mucho empeño, pierden la gracia original. Los juegos de palabra en un idioma traen esos problemas de serie.

¡Y menuda diferencia entre enfermeras en el SH! xDDDD Aunque a mí me sigue resultando impactante aquella imagen que vi de SH4, con la cabeza gigante esa... :S

Ozanu dijo...

Desde luego...
Por cierto, recuerdo ese chiste que fue considerado como el más gracioso del mundo, este:
"Dos cazadores están en el campo, cuando uno de ellos repentinamente pierde el conocimiento y cae al suelo. Su amigo intenta reanimarlo, pero lo cree muerto. Decide llamar al servicio de urgencias:
-¿Es el servicio de Urgencias? ¡Pido ayuda! ¡Estoy en el bosque y un amigo mío ha muerto!
-A ver, señor, tranquilícese...Primero, certifique la muerte.
-Espere.
Se oye un disparo entonces.
-¡Ya! ¿Y ahora qué?"
Resulta que posteriormente averigüé que en la jerga militar se llama "certificar la muerte" el disparar a quemarropa, concretamente en la nuca. Eso no fue dicho en su día, eso ayuda a explicar la gracia del chiste entre los salvajes hijos de Albión (Incluyendo los desheredados, los estadounidenses) XDDD.

Fëadraug dijo...

La de cosas que uno aprende. Pero vamos, es una muestra más de que la cosa cambia (en casos como éste, drásticamente) al traducir. Es lo que dije: los juegos de palabras en un idioma traen problemas para traducirlos. Y las expresiones coloquiales también.