miércoles, febrero 8

El misterio tenebroso de Hamelín.

Comienza… LA HORA DE LA BRUJA MARUJA

¡Queridos telespectadores, bienvenidos a otro programa de La hora de la bruja Maruja! Esta noche viajamos a Alemania, concretamente a una ciudad de cuento… ¡Hamelín! ¿No es así, amigo Gómez del Foso?

¡En efecto! Hamelín es una ciudad misteriosa… Como todo el mundo sabe, es el lugar donde ocurre uno de los relatos de los hermanos Grimm: El flautista de Hamelín. En la historia original, una deuda impagada acaba en desgracia: todos los niños de la ciudad desaparecen… Poca gente sabe que, incluso hoy en día, hay una calle en la auténtica Hamelín donde está prohibido que se cante y se toque música: la Bungelosenstraße, la “calle sin tambores”.

¡Eso es muy interesante! Es justo decir que, según el cuento, el flautista fue contratado para desratizar la ciudad. Al parecer, se valía de la música… ¿Cómo es posible? ¿Estamos hablando de que, en plena Edad media, ya había una tecnología capaz de sintonizar con la mente ratonil?

¡Posiblemente se trataba de tecnología extraterrestre!

¿Cómo llegas a esta conclusión, Gómez del Foso?

Verás, Maruja: los documentos de la época hablan de alguien vestido de un modo extraño, con un traje compuesto de numerosos colores… Bien podría ser alguien con un traje brillante que hace juegos con la luz del sol. Un traje así es también insólito en nuestra época, lo que significa que estamos hablando de tecnología desconocida en nuestro planeta.

¡Fascinante! Cuéntanos, Gómez del Foso… ¿Cuál se supone que era el objetivo de esta misión, por llamarla de alguna manera, extraterrestre?

Bueno, los niños fueron secuestrados y llevados a los bosques de las afueras… No me extrañaría que fueran guiados a la base extraterrestre. Una vez allí, los niños fueron, quizás, objeto de experimentos.

¿Experimentos médicos?

Bien, podrían ser experimentos de todo tipo: sociales, psicológicos, e incluso de rastreo. Otros estudios afirman que en varias zonas de Polonia y otros países eslavos se extendieron los apellidos de los habitantes de Hamelín. Yo creo que los niños fueron devueltos a aquellas zonas para observar mediante algún marcaje, quizás radiactivo, cómo se extendía la descendencia de un ser humano típico.

¡Terrible! Pero dinos, Gómez del Foso, ¿cómo pudo un extraterrestre dejarse capturar por un grupo de habitantes del Medievo?

Es una buena pregunta, Maruja. Yo creo que alguien de su propia gente debió de entregarlo. Quizás cometió alguna falta ritual al secuestrar a esos niños, cuyo castigo era el abandono o la muerte. Otros opinan que el flautista era un extraterrestre ha que trabajó para los anunnaki, quienes lo entregaron cuando acabó su labor, en una maniobra similar a la del romano Quinto Servilio Cepión después del asesinato de Viriato.

Asesinato, secuestro, traición y misterio, sobre todo, un enorme misterio rodea el extraño caso de Hamelín… No cambien de canal: Después de la publicidad, más información sobre una de las partes de la historia que no nos han contado.

¡CHACHACHAN!

3 comentarios:

Lansky dijo...

Hay gente que considera maravillosas las pirámides mayas porque creen que las construyeron extraterrestres (el tío raro de Tikal) y hay otros, como yo, que las consideramos maravillosas precisamente porque las construyeron los de acá. Es imposible entenderse unos con otros, además los primeros no manejan datos o si lo hacen los fuerzan para que encajen con sus prejuicios

Lansky dijo...

este post tuyo me ha dado una idea para mi blog que ya verás cuando te pases...

Ozanu dijo...

En algún blog, como El retorno de los charlatanes, destacan que se suele otorgar la autoría extraterrestre a los prodigios arquitectónicos de los pueblos no europeos, lo que como mínimo es sospechoso.

Yo diría que muchas de esas personas tienen una interpretación distorsionada de la navaja de Occam: creen que esta afirma que la explicación más sencilla es SIEMPRE la correcta, por lo que se niegan a considerarla útil para descartar hipótesis descabelladas.

¡De acuerdo! ¡Ya la leeré!