lunes, febrero 28

Cocinando con amor. Parte II.

Danny y Michiru lavaron sus guantes manchados de sangre. Se dirigieron al público.
-Querido público, para preparar el almuerzo, vamos a usar este horno-dijo Michiru. Apareció el primer plano de uno enorme, que podía contener a dos personas. Entonces, apareció su nombre en un recuadro.
HORNO GIGANTE INFERNUS
-¡Este enorme horno ha sido desarrollado específicamente para cocinar un clon Pandora 3000®!-comentó Michiru.
-¡Increíble!-afirmó Danny-Pero quizás sea caro, ¿no, Michiru?
-Bueno, Danny, y tampoco creas que cabría en cualquier cocina. Por ello, de momento se considerará la posibilidad de alquilarlo por horas, como durante un guateque.
-¡Fantástico!
Por último, aparecieron las recetas de cada plato en sendos cuadros, y el dúo empezó su preparación. Mientras ocurría, la acción volvió de nuevo a la parte superior de la pantalla. En la parte inferior y más amplia, sucedieron anuncios de las series de ficción de la cadena. Los Serrano Z volvía a reunir el reparto original de la serie original, pero en estado zombi, debido al fallecimiento de todos los actores. Un estreno, Found, presentaba a los pasajeros de un avión y sus traumáticas vidas. Farmacia homeopática presentaba las bondades de las medicinas alternativas, aunque no se nombraba a qué eran alternativas. Y Los Simpson, la nueva temporada de Los Simpson.
Después, el programa de debates iba a discutir la legalidad de los Clones Pandora 3000®, específicamente en el aspecto de si los padres podían clonar a sus propios hijos y regalárselos a sus amigos. Otro programa iba a presentar un nuevo simulador de juego revolucionario, que no necesitaba de tarjeta gráfica ni de pantalla, ya que proyectaba directamente los gráficos en la mente del jugador, estimulando las áreas cerebrales implicadas. Se anunciaba bajo el siguiente titular:
LA MEJOR CONSOLA DE VIDEOJUEGOS DE TODOS LOS TIEMPOS: ¡¡¡TU PROPIO CEREBRO!!!
Finalmente, Michiru y Danny habían preparado la comida. La mesa estaba surtida de platos hechos de, por y para humanos.
-¡Buen trabajo, Michiru! Es hora de poner al mesa y presentar a nuestros invitados-una parte del escenario se iluminó, y apareció una bella mesa con una cristalera magnífica y toda la cubertería dispuesta. En un recuadro, se indicó la marca y el precio de todo.
Con trabajo, Michiru iba haciendo sitio y Danny servía los manjares. Por último, se desprendieron de los delantales y los guantes, patrocinados como todo lo demás. Tras un momento de silencio, Michiru habló.
-Danny, es hora de llamar a nuestros invitados. ¡Que pasen!-por la parte izquierda, fueron entrando diversos individuos, que fueron presentados por Danny.
-El primero en llegar es el capitán de la selección de fútbol, Anthony Lopes-entró un sujeto alto, fornido, que sonrió al público y saludó-El siguiente es el líder de la secta misántropa Samuel Ión Warro-un sujeto de barbas y melenas mezcladas y con una absurda túnica púrpura entró-Ahora entran los dos candidatos políticos de las próximas elecciones-entraron dos sujetos trajeados, mientras sonreían sin gracia.
Los primeros cuatro invitados se sentaron, tras saludar a la parejita (bendecirla en el caso del líder sectario), en el lado de la mesa más lejano de la entrada. Danny habló:
-Y aún quedan cuatro más, ¡que coman con nosotros!-volvieron a entrar otras personas. Michiru las presentó.
-¡Bien, la primera es mi amiga Estíbaliz Rivera, famosa de tercera generación!-entró una mujer con un vestido de colores chillones-El segundo es mi médico personal, licenciado doble en Homeopatía Iónica y Covalente, Felipe Triana-entró un sujeto alto, flaco y de cara consumida-El tercero es mi antiguo condiscípulo y camarada de la comuna marxista-leninista a la que me uní durante la universidad, Terencio Gómez-entró un sujeto calvo pero con melena tras la coronilla, adornado con un pañuelo palestino-El último, pero no menos importante, es Quasimodo Kree, un buen amigo al que conocí durante mi viaje por el tercer mundo, y antiguo compañero de piso-entró un indio alto, fornido, de amplia sonrisa.
-¡Veo que son todos amigos tuyos! Pero no conocía a Quasimodo-le dio la mano, mientras los otros tres abrazaban a Michiru.
-Sí, hace tiempo que no veo a Quasi-dijo Michiru, y lo abrazó con ímpetu.
-¡Qué grandes tiempos!-comentó el tal Quasimodo Kree-Aún recuerdo cuando Michiru entró en el peor barrio de la ciudad con ese vestido amarillo claro, y tuve que aconsejarle que saliera inmediatamente.
-¡Qué interesante!-comentó Danny.
Michiru pidió cámara de pronto.
-¡Querido público, empieza el festín de Michiru!-los comensales empezaron a celebrarlo con alborozo. Danny ignoró a Michiru y ella lo evitó. Todos se sentaron a la mesa, y los platos empezaron a repartirse. Ión Warro eligió el asado, mientras Lopes se sirvió unos filetes. Rivera compartió los pinchitos con Michiru, y se pusieron a hablar. Kree optó por los sesos mientras les contaba a Gómez y Triana cómo era la vida en los barrios de esclavos de Nueva Andalucía. Danny moderaba sin muchas ganas la discusión entre los políticos acerca de si los votos del parlamento se representaban mejor con dígitos o con lucecitas.
-Realmente, está delicioso-opinó el futbolista Lopes.
-Mucho mejor que comer la pierna de un negro-comentó el infame Ión Warro.
Todos se quedaron perplejos.
-Señor Ión Warro-le dijo Michiru con amabilidad-El período de incorrección política hacia los negros cumplió ayer.
-¡Infiernos! ¡Me he confundido por el maldito jet lag!-se excusó, y todos rieron.
-En mi partido, creemos que los períodos deberían ser menos estrictos-dijo uno de los políticos.
-Pues en el mío, creemos que es muy permisivo-comentó el otro.
-Cuéntanos, Terencio, las novedades de la Asociación de la Culpabilidad-comentó Michiru.
-Bien, no traigo muchas noticias. En el último mes, nuestra preocupación ha sido la situación de los que tienen situs inversus con dextrocardia. Incluso hoy en día, se considera que una representación artística del cuerpo humano con la posición del corazón a la derecha es un error. Estamos estudiando pedir que, de cada cien mil figuras humanas, una tenga el corazón a la derecha o, en su defecto, que la representación sea lo más ambigua posible.
-Pues mi primo tiene esa condición, y es el primero que critica que un corazón se dibuje a la derecha-comentó la famosa Rivera, dando un golpe en la mesa.
-¡Porque el sistema lo ha convencido de ello!-protestó Gómez.
-¡No te metas con el sistema, ¿eh?! ¡Que el sistema me trata a cuerpo de reina!-comentó Rivera, se pavoneó y esperó al público.
-Lo siento, Estíbaliz, pero los hemos silenciado para dictar bien las recetas y las cuestiones legales-explicó Danny.
-¡No me jodas! Es que si no se oyen los aplausos, no es tan convincente.
-¡Lo sentimos!-dijo Michiru.
-¡Sigues siendo la misma, Michiru!-rió Kree-Por aquel entonces, también te disculpabas por los dos.
Michiru pareció apurada, mientras Danny dirigió una inquisitiva mirada a Kree.
-¿Aún quedan de esas deliciosas costillas?-preguntó Triana, el médico.
-Sí, tome. Yo voy a atacar los pinchitos-dijo Ión Warro-Por cierto, ¿se han decidido ya?
-¡Bueno, verá…!
-Disculpen, ¿de qué están hablando?-preguntó Danny.
-Hace dos semanas, le pregunté al médico si algunos de sus pacientes, aquellos en peor estado, estarían interesados en unirse a mi grupo.
Todos se ofendieron.
-¡Por favor, Felipe!-gritó Michiru-¡Sabes bien que un médico no puede hablar con sus pacientes de sus opciones religiosas! ¡Está prohibido desde el desastre del 86!
-¡Y no lo hago! Les hablo fuera de la consulta.
Todos se relajaron. Uno de los políticos habló.
-Pues yo, como en mi partido he dicho, creo que esa otra ley es demasiado restrictiva.
-¡Pues yo opino lo contrario!-dijo el otro político.
-Oigan, ¿no podrían hablar de cualquier otra cosa?-preguntó Kree.
-Bueno, continúa tú mismo-sugirió Danny. Michiru se quedó callada.
-Tan sólo hablaba de la dureza de mi anterior vida en Nueva Andalucía. Ahora, soy feliz, y todo es gracias a Michiru.
-¡Pero concreta…!
-Bien, Michiru me convenció de dejar mi trabajo y de ir con ella.
Todos dejaron de comer, interesados. Michiru disimulaba devorando un filete hecho a partir de su propio código genético.
-¡Caramba! Pues la vivienda es más cara para los extranjeros por el impuesto añadido, así que debió de ser duro-comentó Triana.
-No, si Michiru me invitó a su piso.
Todos hablaron en voz baja con las personas más cercanas. Danny asentía serio. Michiru empezó a beber un vaso de vodka tras otro sin pausa.
-Pero no fue eso lo que más le agradezco a Michiru, sino que me presentara a la compañera de mi vida, ¡a Susana!
Todos callaron asombrados.
-¿¡A… a Susana!?-preguntó una acalorada Michiru.
-¿Quién es Susana?-preguntó Rivera.
-Es otra de nuestros antiguos condiscípulos y camaradas-dijo Gómez.
-¿Esa Susana? ¡Pero…! ¡Si ella nunca me dijo nada!-gritó, y rompió el vaso del que estaba bebiendo.
Todos la miraron con interés, Danny más que ninguno, y ella sonrió.
-¡…Porque me habría encantado invitarla también!-dijo, radiante.
Danny empezó a carcajearse con ganas. Michiru perdió la compostura.
-¡Digo la verdad! ¿De qué te ríes?-empezó a chillar Michiru, enfadada. Danny se defendió como pudo de sus arañazos, y leyó un mensaje del director.
-¡Bueno, hemos llegado al final del programa! ¡Muchas gracias al grupo Pandora, a la clínica Géminis y a la empresa Infernus! ¡Y a nuestros invitados!-se levantó y le dio la mano a Kree, mientras Rivera y Gómez sujetaban a una histérica Michiru.
En los créditos del programa, se pudo leer que el vestuario de Danny, Michiru y su clon había sido diseñado por los modistos Víctor y Lucas. Al final de la grabación, Michiru estaba mordiendo a Danny mientras Ión Warro y Lopes reían el uno en el hombre del otro.

5 comentarios:

Lansky dijo...

No te conocía esta faceta narrativo literaria, hay que ver...

Miguel Baquero dijo...

Me lo imprimo en el trabajo, las dos partes, y te comento

Lansky dijo...

Ozanu, si te gustó el chiste del 'metilo o no metilo', quizás te guste también el de por qué Heisenberg murio siendo virgen, ¿no?

Miguel Baquero dijo...

Ya me impimí, ya me lo leí y ya comento. Me gusto mucho, es muy fresco, muy divertido, con su retranca crítica. Me ha gustado especialmente esa forma de dirigirse a los posibles telespectadores, y muy bueno ese viejo marxista-leninista calvo y con coleta. Y en como será el futuro, la prohibición de hablar de religión y todo eso, o la incorrección politica cromometrada, igual no vas muy desencaminado.

Vamos, que me ha pasado un buen rato con tu cuento. Está muy bien. ¿Por qué Heisenberg murió siendo virgen, que ya estoy intrigado?

Ozanu dijo...

Lansky De tanto en tanto, suele ocurrírseme algún relato, especialmente cuando algo me llama la atención, como le cuento a Miguel. De hecho, no sólo tengo empezados varios, sino que el personaje de Michiru se me ocurrió en uno de esos. Ya entonces, el gag consistía en que Michiru sería la cena en el caso de que los protagonistas se vieran forzados al canibalismo. Eso sí, la elección de la víctima era fruto de una decisión democrática, ¡faltaría más! Todos a favor menos Michiru, quien votó por otro personaje.

¡Pues el chiste de Heisenberg también me gusta!

Miguel ¡Gracias por los elogios! Lo cierto es que se me ocurrió la historia cuando vi un programa de cocina de la tele, en los cuales es frecuente hablar al público. El marxista, como muchas cosas que incluyo en mis relatos, es una anécdota de la vida real. Hace unos años, mientras iba a la facultad, dos chicas hablaban acerca de un chaval, amigo de una de las dos, que salió malparado a consecuencia de defender a la misma de algún peligro. Al parecer, este joven llegó a decirle un día a la chica: "Nunca cambiaré, y aunque me quede calvo, me verás con una coleta".

Las leyes extrañas suelen aparecer en la ciencia-ficción, y nunca viene mal incluir las propias.

Sobre Heisenberg, porque cuando encontraba el momento, no tenía buena posición, y cuando encontraba la posición, ya había perdido el momento. Consecuencias del principio de incertidumbre.