miércoles, diciembre 29

Si son inocentadas, no tienen gracia.

Odio empezar esta entrada con un tópico "Cuando yo era pequeño", pero es así. A mí, la nostalgia ñoña, consistente en suspirar por el pasado y la pretensión de recuperarlo mediante sesiones de episodios de Los Fruitis y de música ochentera a todo volumen, me produce arcadas, por su artificialidad.

En fin, como decía, cuando yo era pequeño, los diarios tenían la curiosa costumbre de publicar noticias falsas y humorísticas el Día de los Santos Inocentes, ayer mismo. En estas noticias, se anunciaba al lector noticias diparatadas, tales como que

Ahora, no se sigue esta práctica. No, no seguiré con otro tópico que exprese mi disgusto porque el mundo cambia. Simplemente, afirmo que no me extraña. Con noticias como las siguientes, es normal que el lector no sepa cuándo le están tomando el pelo:

Una mujer finge su secuestro para averiguar cuánto la quiere su marido.

La Iglesia liga el maltrato con la caída de la familia tradicional.

La primera noticia debería ser comparada con la serie Tu propia narrativa de Imperator, y la segunda, con Sicalipsis y otras similares de Lágrimas en la lluvia.

2 comentarios:

Lansky dijo...

y encima la segunda noticia no es falsa

Ozanu dijo...

La primera tampoco parece falsa. Lo que sí puede ser falso es la declaración de la mujer, pro supuesto.