lunes, junio 6

Últimas reseñas antes de los exámenes.

¡Buenas!
Realmente hay un montón de cosas que me gustaría comentar, pero no tengo tiempo ni inspiración ahora. La semana siguiente es la última antes de los exámenes. Por ello, aparte de estudiar, he decidido acabar un libro y un videojuego a los cuales les tenía ganas (Aunque tengo otros muchos sin empezar apenas XD). Se tratan de Puertas de fuego y Silent Hill 4: The Room, que me han producido sensaciones casi enfrentadas.
Puertas de fuego es una novela histórica que no trata de códigos encriptados en cuadros mundialmente famosos (¡Humor referencial!). Tan sólo es un relato de aproximadamente 400 páginas que recrea la vida en Esparta en los albores del siglo a.C., época en que el rey Jerjes de Persia decidió invadir Grecia. Este hecho histórico sirve obviamente como excusa de lo primero, ya que cuando las huestes de Jerjes llegaron al Peloponeso, lucharon contra un contingente compuesto por trescientos espartanos atrincherados en el paso de las Termópilas (En griego, "Puertas calientes", de ahí el título), sus escuderos y otros aliados griegos. Estos últimos lo hicieron lo mejor que pudieron: Resistieron durante una semana a los dos millones de hombres del ejército persa. Al final los aplastaron y los persas continuaron conquistando hasta que, en el otoño y la primavera posteriores, los griegos, ya reunidos, los machacaron en Salamina y Platea respectivamente.
Esta es la parte histórica. La ficción del relato empieza en que se encuentra un superviviente en el bando espartano, un escudero sin cuidadanía espartana llamado Xeones. Este es capturado e interrogado por orden de Jerjes con el fin de saber quiénes eran esos hombres, que sin estar obligados o ser esclavos acudieron a la batalla sabiendo que iban a morir. Xeones, como respuesta, cuenta la historia de su vida, desde su infancia, pasando por sus amoríos y, claro está, el modo de vida espartano. Esto hace que él no sea el protagonista absoluto, ni mucho menos, sino más bien el "cronista", aunque protagonice varios capítulos. Junto a él aparece un espartano que, al parecer, existió: Dienekes, que aparece en la obra Historia de Heredoto descrito como el más bravo de los combatientes, pues cuando un tracio le contó en la víspera de la batalla que el cuerpo de aruqeros persas era tan numeroso que, cuando lanzaban sus flechas, estas oscurecían el sol; Dienekes se carcajeó y dijo: "Bien. Así podremos luchar a la sombra.". Además de este, aparecen el esclavo mentor de Xeones y su prima Diómaca, y principalmente espartanos como Aléxandros, Polinices, Leónidas (Rey de Esparta de entonces, que acudió a la batalla) o escuderos como Suicidio (Sic) y Decton "Gallo".
El estilo de la novela no es ni mucho menos una parrafada histórica. Al contrario, se narra de modo natural, quizás demasiado. Así, con las batallas tenemos un buen surtido de muertos y atrocidades, acompañados ocasionalmente de pillajes, destrucciones, violaciones y todo lo que la guerra tiene consigo. A eso hay que añadirle los diálogos. Los personajes no hablan como haría un personaje de Homero, sino que emplean el lenguaje más vulgar cuando es necesario. Así, los personajes dicen "Hijo de puta", "Mierda", "Joder" y todo un surtido vocabulario. Y eso no es lo más señalable, sino el tema de los diálogos. Y es que podemos leer durante varios párrafos cómo un caballero espartano le habla a un efebo del parecido existente entre joder (Sic) y matar, y cómo el primero se molesta al comprobar que el efebo no puede comprenderlo porque no ha jodido ovejas siquiera. O bien cómo el encuentro entre embajadores espartanos y marinos egipcios es de lo más amenos a pesar de que los primeros tironeen con curiosidad de la coquilla de acero de los segundos preguntando si "son pañales" y estos se aparten sonriendo diciendo que "han oído hablar de los griegos".
Por esto, sorprende, aflige y provoca la risa casi al mismo tiempo, sobre todo algunos personajes con varios grados de locura. Sin embargo, precisamente que no haya querido ser un libro demasiado sesudo en el tema histórico hace que este libro puede ser interpretado como algo "ingenuo", y uso las comillas porque alguno se preguntará tras lo leído dónde está lo ingenuo. Pues está en que, aunque la vida de Esparta es descrita como en los libros de historia, los espartanos son demasiado nobles. Ocasionalmente también cometen atrocidades, pero no se extienden tanto las ellos como las de los rivales. Aunque es comprensible teniendo en cuenta que el prefacio habla de que la defensa en las Termópilas posibilitó la victoria posterior y salvó la cuna occidental, con la democracia incluida. Motivo de sobra para idealizar a los severos espartanos.
De todos modos, es un gran libro que merece recomendación, como la que recibí en su día (Gracias Oli, por si lees esto). Recomendado para aquellos aficionados a la novela histórica e incluso a la acción, y para los que estén hartos de conspiraciones mundiales reflejadas en pinturas (¡Humor referencial de nuevo!). Eso sí, preparaos para la narración de atrocidades.
Quizás el personaje que más me haya anonadado sea Suicidio, sobre todo por su actitud en combate.
Silent Hill 4: The Room es la última entrega, hasta ahora, de la famosa saga de juegos de terror. Aquí he escrito una parrafada sobre la jugabilidad, pero como lo comenté en el MaG y he encontrado el grito, anarroseo pues me gusta lo que escribí:
http://www.dreamers.com/cgibin/foros.cgi?foro=manga?leer=11105
Este SH ha corregido al fin el talón de Aquiles de la saga: La prehistórica jugabilidad. SH se remontaba a la saga Resident Evil: Arriba para que el personaje de mueva hacia delante, abajo para que andara de espaldas (Hacia atrás), derecha e izquierda para girarlo a tales direcciones...Eso se ha ido a tomar por saco, lo que alegrará a Hell, que odia ese sistema de movimiento: Ahora es como Project Zero, sigue el sistema corriente en los juegos actuales. A la derecha, derecha y ya me entendéis. Otro aspecto especialmente incordiante de la saga era el estado de salud del personaje. Hasta ahora era cualitativo: En la primera parte era un sistema colorímetro: Verde: perfecto. Naranja: Algo mal. Rojo: Vas a morir, chaval. Con diversos tonos, además. En las dos siguientes partes era más raro si cabe: El estado de salud era una pantalla del juego en miniatura con un recuadro de colores (Como decía la canción: "Somos peces de colooores...") y a veces una coloración en la pantalla, acompañada de parpadeos que señalaban daños. También esto se basaba en RE, como no podía ser de otro modo. Como el sistema de control, se ha ido a tomar por saco: Como Diox manda, tenemos una barrita de energía que desciende al ser golpeados, como ha de ser.Siguiendo el tema de la energía, han incluido todo un acierto al llamado género del "Survival Horror" (Sí, el término es del primer RE. ¡Loado sea RE!) que en Project Zero se insinuó: Se puede recuperar energía en cierto sitio. Atrás ha quedado el puñetero sistema del género, según el cual tenías que recuperar la energía con objetos para ello, obviamente limitados (Aunque en la saga SH había objetos de salud de sobra, en otras sagas también, pero menos impresionante). Así, puedes luchar tranquilamente cuerpo a cuerpo sin temer mucho por las heridas, pues puedes recuperar la energía posteriormente en ese sitio. Ya era hora, puñetas. En PJ, por cierto, había un sistema de fases; por lo que al acabar una empiezas con la energía completa en la siguiente, como en los juegos de toda la vida de Diox. Ahora toca hablar del sistema de lucha: También ha mejorado. Atrás queda ese puñetero sistema de lucha cuerpo a cuerpo, que era así más o menos: Harry: ¡Derecha, izquierda! ¡Derecha, izquierda! James: ¡Toma! ¡Toma! (Con algo más pesado, como Harry). Heather: ¡Vertical, horizontal! ¡Vertical, horizontal! ¡Ahora un tajo algo más fuerte! (Esta lo flipaba con Soul Calibur). Ahora Henry pega así: ¡Pum, pum, algo más fuerte, Y TOMA! Porque ahora hay barrera de energía para los golpes. Si aprietas el botón de ataque, se llena y sueltas, soltando un porrazo que fastidia al bicho de turno. Esto es bueno, pues mientras atacas la barra se llena entre pulsación y pulsación del botón, haciendo un combo.
El argumento empieza, como todo el mundo sabe, con un tipo llamado Henry Townshend que encuentra la puerta de su domicilio completamente cerrada con cadenas. Ante la inutilidad, supongo, de tenazas y herramientas similares, decide aventurarse a investigar su domicilio y su vecindario. Otro detalle realmente encantador, que en su día llamé el modo "voyeur" (Este juego tiene un modo "voyeur": A través de ventanas, mirillas y algún agujero en la pared, podemos espiar al personal, entre los cuales hay una vecina que bien podría salir como una de las "vecinitas" de la revista FHM.), es esta interacción que podemos tener con la casa. Y no me refiero únicamente a leer notas y asuntos similares, el apartamento es un escenario más del juego.
En cuestión al argumento, es bueno, pero acusa ligeramente el peso de las tres entregas anteriores. Aunque es original, hace múltiples referencias a estos capítulos, sus personajes y algunos de sus sucesos, quizás excepto la tercera parte, pero sus referencias son de peso enorme comparadas con las otras. Es el SH con mayor número de secundarios, algo realmente novedoso. No obstante, observo que como nos descuidemos Konami va a hacer juegos sobre el detalle más ínfimo, por ejemplo: En SH1 y 2 las esposas de los protagonistas murieron por enfermedades. En SH5 veremos que hay un señor muy malo que se dedica a envenenar a esposas tradicionales (Porque las dos buenas señoras tenían un vestuario algo anticuado) y un abnegado esposo lo dentendrá. Título: Silent Hill 5: The Ill Wife ("La esposa enferma"). Otro: El número enorme de enfermeras en Silent Hill se debe a un perverso plan para dominar el mundo dirigido por farmacéuticos que venden Viagra y similares por internet haciendo espam. Un muchacho cuyas cinco cuentas de correo electrónico han sido invadidas con el espam detiene el plan tras conocer la situación. Título: Silent Hill 6: The Cheap Sex Merchant ("El mercader del sexo barato"). Otro más de regalo: Todos los personajes de las anteriores entregas tienen veinte años y montan una bacanal que daría vergüenza al marqués de Sade. Título: Silent Hill 7: We Should Have Thought This in Sixth Part ("Deberíamos haber pensado esto en la sexta parte"). Y, claro está, un crossover de lucha contra los personajes de Resident Evil.
En cuestión al tiempo de duración, creo que es el más largo con el primero, casi el doble de la tercera parte, pero ahora no quiero comprobarlo (Quizás para cuando haga una retrospectiva general de la saga).
Por tanto, es un buen juego para quien quiera inicarse en la saga, la historia se entiende perfectamente. Eso sí, quizás los más expertos quieran probar otras sagas antes que un nuevo capítulo de SH.
Eso es todo, más reseñas para julio. Saludos, suerte en los exámenes y que no os pique un pollo.

2 comentarios:

Fëadraug dijo...

Tomo nota de la recomendación. Tenía miedo por lo de los diálogos y que sea algo "ingenuo", pero si es mejor que leer sobre conspiraciones mundiales reflejadas en cuadros (¡viva el humor referencial!) o vamos con supuestos satanistas robando anti-materia (¡más humor referencial!), entonces va a ser que sí.

Y SH4 me llama poderosamente la atención... pero también me llama mucho el Onimusha 3... y los Project Zero... Mi lista de compras va a ser bien larga. xD
Por cierto, curiosas ideas para siguientes Silent Hills... Ahora, seguro que no querrías que ninguna de las enfermeras sean como las que enseñaste, ¿verdad? Ya sabes... las de SH4. xD

¡Suerte a ti también con los exámenes y gracias!

Ozanu dijo...

¡Gracias por comentar! Perdona el retraso, he tenido dos exámenes seguidos, ayer y anteayer.
En lugar de "ingenuo" más bien debería haber escrito "mitificador", vamos, deja demasiado nobles a los espartanos...¿Y a qué se refiere la antimateria? XD
Por otro lado, mi lista de juegos es también muy larga. Y encima hay muchos antiguos casi imposibles de encontrar ahora...¡En fin, qué se le va a hacer!
Y por el amor de Diox, más enfermeras monstruosas no XDDD.