jueves, noviembre 3

¡Esto va contigo!

Sí, tú! ¡No mires a otro lado! Piensa que estás siendo señalado en medio de todo el mundo. ¡No volverás a hacerlo!



…Y si nunca lo has hecho, ¡no lo hagas!

6 comentarios:

Lansky dijo...

a muchos, lo he peguntado, precisamente lo que les pone del sexo comprado no es el sexo en sí, sino la compra temporal d euna persona, dominarla, 'poseerla', y ese cartel, precisamente ese, no les va a disuadir, al contrario.

Miguel Baquero dijo...

Yo estoy en contra de la prostitución forzosa, cómo no, de la trata de blancas, pero a veces olvidamos que también hay quienes se prostituyen libremente, como modo de vida (hay muchas scorts que disfrutan de ser acompañanantes), y pienso que tienen todo el derecho del mundo a vivir como les dé la gana. Querer prohibir la prostitución, toda la prostitución, sin atender a este matiz es una cosa que me parece terrible...

Lansky dijo...

Te podrían responder Miguel, que no existe tal prostitución libremente elegida, a lo que se les podría replicar que tampoco hay oficinistas probablemente ni barrenderos ni...libremente ejercientes, sino muy pero que muy obligadamente

Ozanu dijo...

Ese es el peor defecto que tienen estas campañas: se hacen desde la base de que todo el mundo conoce la vergüenza.

Yo recuerdo un artículo de Tercera cultura en el que el autor comentaba que evitar la prostitución como tal era poco menos que imposible, y que en el mejor (o menos malo) de los casos regularla podía evitar la trata de blancas.

Paloma Polaca dijo...

Convertir el sexo en un artículo para mercadear, no es un fracaso. El verdadero fracaso es que nuestra sociedad esté necesitada de tanto sexo, de una manera que llega hasta a esclavizar personas pobres para robarles su juventud y dignidad (la única posesión que tienen).

Es una lacra inherente a nuestra sociedad consumista y materialista, yo creo que nunca antes ha habido tanta prostitución como hay hoy en día.

No hartos de degradar el medioambiente, nos degradamos y envilecemos a nosotros mismos.

Ozanu dijo...

En realidad, la explotación sexual es muy antigua, aunque era sobreentendida dentro del concepto de esclavitud. De hecho, un avance ha sido que ahora esta práctica no es ya legal, lo que históricamente es un logro.

Por otro lado, como Lansky, creo que más que sexo, lo que ansían algunos es dominar y vejar a otros. Alguna vez he leído que es algo más ligado a la misoginia que al machismo.

Aparte, no tengo datos históricos, pero por lo visto el país que recibe mayor número de víctimas de este crimen es Tailandia. El segundo es Japón que sí es muy consumista, pero el anterior no me suena mucho.