lunes, octubre 24

Valientes conversaciones...

Buenas.
Lo cierto es que no sé qué tono darle a este post, pues quiero hablar tanto de cosas alegres como horribles. Primero lo malo:
Estaba el viernes esperando la única clase que me toca ese día a las ocho y media, cuando oí la charla de los dos situados tras mí. La conversación decía tal que así:
Ella: Pues sí, pues sí, de juerga.
Él: ¿Y qué tal fue?
Ella: No muy bien hasta que tuvimos coca.
Él: ¡Jajaja! Eso espabila enseguida.
Ella: Sí, no veas, vaya subidón, y yo encima con un moco más grande que yo misma.

Y reían, por si teníais la duda. Lo peor es que, el día antes, o era el que se reía de los comentarios en la web del Qué! que decían que la droga estaba en todas partes. En fin...
Por otra parte, ha comenzado la séptima edición de Gran Hermano. No huyáis, no pienso hablar de los concursantes, sabéis que no me gustan tales programas basura. Lo que me ha hecho gracia es que los concursantes han entrado en ropa interior, y siempre que los convencían les soltaban la cantinela de que sus compañeros ya lo habían hecho, y que no debían ser menos. Semejante muestra de borreguismo me ha inspirado para escribir esto:
Entra una chica con ojos avaros de fama fácil. Ve un precipicio y un lugar marcado.
-Por favor, sitúate en la zona señalada con la cruz blanca, deja tus pertenencias y salta al vacío-dijo entonces el narrador o cómo se llame el cabrón que habla con los participantes.
-¿Pero qué dices? ¡Si me tiro, me muero, y entonces perderé una parte muy importante de mi vida, como dijo aquella famosa! ¡Qué fuerte, tío!-se quejó la joven.
-Pero bueno, todos tus compañeros ya han saltado, no estaría bien que tú no lo hicieras. Además, hemos puesto una red de seguridad.
-¡Pero podría hacerme una cantunsión!
-¿Es que quieres que te señalen con el dedo? Venga, chica, no seas diferente con otras ideas.
La chica, con menos personalidad que un escarabajo, hace lo pedido, pero declara al final:
-¡Qué fuerte, tío, pero qué fuerte!
Entonces saltó, y al rato se oyó un eco que delataba un golpe muy fuerte. Es entonces cuando salgo yo mientras comento:
-Seré un cabrón, pero esto es obtener objetos de segunda mano en buen estado de manera maravillosa. Ya puedo montar un Corte Inglés.

Sobre fricadas, he acabado Azumanga Daioh, gran colección de tiras cómicas donde las haya. La traducción es aceptable, con aclaraciones en los tomos primero y último. Sólo he visto un fallo en ambos tomos: En una tira, el último bocadillo contenía el título de la siguiente. En cuestión al argumento, narra las curiosas vivencias de unas cuantas chicas, "Osaka", Chiyo, Sakaki, Koyomi, Tomo y Kagura, en su instituto durante los tres años de la secundaria superior. El final resulta nostálgico, pero no desmerece el conjunto. Desde luego, me ha servido para querer comprar Yotsubato!, del mismo autor, Kiyohiko Azuma.
http://fukaiblog.blogspot.com/2005/08/azumanga-daioh_14.html
Información del anime, sacado del weblog de Sanscrit y Deedlit.
Anteayer vi en Telesevilla una película friqui, de las que le gustan al adláter de pro Absence. Iba de unos cazadores en África (quedaos con esto) cazando gorilas pedorros y juerguistas. Son un tuerto, un tartamudo idiota, un indio de las praderas norteamericanas, unos negros y una tía que busca a un famoso desaparecido. Ella encuentra las ruinas de un avión estrellado con la fotografía del tipo tras ser secuestrada y llevada allí por un clon de Tarzán. Vuelve e intenta salvar a los gorilas cazados, y entonces aparece otro clon de Tarzán, más viejo, quien es el famoso. El viejo fracasa en el salvamiento de los gorilas, pero esots lo ayudan apaleando a los cazadores y transportando al viejete (deben de ser auxiliares de enfermería) con la tía. El viejo recomienda ir a la ciudad de las amazonas (sí, siguen en África) porque la reina es su amante. Las amazonas son mujeres con vestidos sueltos que las hacen ir, literalmente, con el culo al aire. Y con las tetas también. La tía es nombrada amazona de honor por su heroísmo, en una ceremonia a donde acuden los gorilas, sentados en un banco. Se descubre que el otro clon de Tarzán es el hijo del viejo, y deja con ganas a una amazona para liarse con la tía. Esta amazona se mosquea y los sigue, entonces es secuestrada y usada como cebo. Cuando los dos atontados caen en la trampa, la amazona se alia con los malos (ya sabéis, cuando os rapten con cuchillo en la garganta, lo apropiado es unirse a tus raptores) y atacan el pueblo de las amazonas para robar el oro de estas. Los atontados son retenidos afuera, pero los gorilas los rescatan (esos gorilas son grandes, ¡eh!). Entonces regresan y empieza la pelea: Amazonas, negros, el tuerto, el tartamudo, el indio, todos, dándose de tortas, incluso el viejo, que fue travestido por la reina. Ganan, y el viejo hace un espectáculo que no quiere ver nadie. La pareja se besa y fin. ¡Admitid que es adliana, vive ROB!!
Por último, he descubierto algo que publicaré en Lost Levels cuando pueda. Dará quizás para hablar, aunque no sea algo espectacular. Hasta entonces.

4 comentarios:

Koopa dijo...

El nombre! Falta el nombre de adlialidad!

Ozanu dijo...

¡Bueno, hombre, bueno! ¡No me he dado cuenta! XD

Hîthwen Fëadür dijo...

No se divirtieron hasta q no tuvieron coca? me parece tristre pero triste triste, tener q depender de algo asi par pasarlo bien.....

Ozanu dijo...

Sí, Hîth, lamentable. Puede que fuera un farol, pero sigue siendo triste.